Razones para decirle sí a la factura electrónica

vieja con papel

No hay vuelta atrás, a partir del primer minuto del 2014, todos los contribuyentes que no se han cambiado al esquema de facturación electrónica y que tengan ingresos mayores a 250,000 pesos anuales tendrán que hacerlo bajo el concepto de Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI).

¿Por qué? Es una disposición del Servicio de Administración Tributaria (SAT) con la que se busca tener un mejor control de los contribuyentes, en otras palabras, normalizarlos.

La Asociación Mexicana de Proveedores Autorizados de Certificación estima que serán 4.6 millones de contribuyentes los que se sumarán a la facturación electrónica.

Si usted está obligado a realizar la migración, se preguntará cuáles son los beneficios. Imagine todos los pasos previos que tiene que realizar antes de que una factura llegue a su destino de manera convencional: impresión, resguardo, costos de envío. Según la Asociación Mexicana de Estándares para el Comercio Electrónico, con la factura electrónica usted ahorraría alrededor de 80% de todo ese proceso.

Incluso el Servicio de Administración Tributaria ha recomendado a los contribuyentes que no están obligados a facturar electrónicamente a hacerlo, debido a que, asegura, la e-factura ha transformado la forma de hacer negocios en México.

“Los contribuyentes han visto beneficios en materia de seguridad, disminución de costos, optimización de controles internos, impulso de mejores procesos tecnológicos y cambio de prácticas, por lo que han incrementado paulatinamente su uso”, explica.

Y es que según Enrique Gómez, director general de Carvajal Tecnología y Servicios, proveedor autorizado de certificación, el SAT ha hecho continuos ajustes a la factura electrónica porque busca tener un mayor control, por lo que no descarta que se vuelvan a modificar las reglas o límite de ingreso y, por tanto, que más contribuyentes tengan que mudar a la e-factura.

Es una realidad que la tecnología ha permeado en todas la áreas de la vida diaria. ¿Por qué no hacerse la vida más fácil?

¿Por qué decirle sí a la factura electrónica? No importa si usted es persona física o moral, si tiene una empresa grande o pequeña, “ya no es necesario ser una superempresa para poder venderle a los grandes y con la factura electrónica los contribuyentes dan el primer y más importante paso para ello”, afirma Enrique Gómez.

PASO 
A PASO

¿Los engorrosos trámites lo detienen 
para adoptar la 
e-factura? Sólo es cuestión de organizarse y seguir estos pasos:

  1. Tener la Firma Electrónica, mejor conocida como Fiel. En caso de no contar con ella, sólo tiene que concretar una cita en el SAT, para que se la otorguen.
  2. Después, tiene que tramitar un sello digital vía electrónica, también con el SAT.
  3. Finalmente, debe decidir si utiliza el servicio gratuito de facturación que le ofrece el organismo fiscalizador o elegir entre los 69 proveedores autorizados que se pueden localizar en el portal de Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .