Pymes migrarán su nómina a lo digital

ImagenEl costo de inversión en TI va más allá de una obligación fiscal: es una necesidad para crecer

A consecuencia de la reforma hacendaria, publicada en octubre del 2013, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dio a conocer el ordenamiento que obliga a los empleadores a expedir, de manera obligatoria, recibos de nómina con características de un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), a partir del 1 de enero del 2014.

Sin embargo, para que los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC) y las empresas se pongan al corriente hay un plazo de poco menos de 90 días (hasta el 1 de abril del año en curso), para emitir los comprobantes.

Eduardo Pérez, con base en datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), menciona que existen 819,159 patrones registrados ante este organismo, los cuales agrupan a 16 millones 62,043 trabajadores. Por lo que se estima que se expedirán alrededor de 48 millones de recibos al mes.

Hacerlo de manera digital, asegura Arturo Hernández, presidente del Comité Técnico Nacional de Capital Humano del IMEF, será una ventaja en el largo plazo para las empresas, pues “les permitirá emitir con facilidad la información, tener más seguridad y administrar de mejor manera sus obligaciones”.

Sin embargo, el uso obligatorio de Internet, la carga administrativa y el costo extra que para las empresas representa contratar servicios de un PAC son algunas de las complicaciones que podría traer consigo la emisión de recibos electrónicos, advirtieron los especialistas.

Para el catedrático de la Universidad La Salle, Ángel Méndez, “la complicación vendría para las pymes que no tienen la capacidad de inversión para migrar a este sistema, que va a contribuir a que en un principio las contribuciones se atrasen”. Hernández agrega que también se deberá invertir en una persona que dé soporte técnico.

Eduardo Pérez aseguró que invertir en una licencia anual de un software que les permita llevar la contabilidad y el cálculo de la nómina, así como la emisión de los CFDI, es la mejor opción, pues en promedio tiene un costo de 4,000 pesos; sin embargo, hay soluciones desde 70 centavos hasta 5 pesos por comprobante, según las necesidades y el tamaño de la empresa.

Las compañías que se resistan al cambio no podrán hacer deducibles sus recibos de nómina, comentaron los especialistas.

Eduardo Marroquín, Vicepresidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, explica que esta obligación no existía hasta el año pasado, pues antes sólo las empresas generaban un recibo de nómina y tu lo imprimían directamente con un software que tuvieran arrendado o que la empresa diseñara.

“Tu imprimías el recibo con el nombre del trabajador, el CURP y la parte que le estabas pagando, pero es importante resaltar que no estabas obligado a separar cuánto estaba gravado y cuánto exento. con esta nueva disposición el SAT pide que le especifiques exactamente qué le estás pagando al trabajador, separado en gravado y exentos. Lo que quiere saber la autoridad son todas las prestaciones que le estas otorgando a tus trabajadores”, explica el académico.

El vocero aseguró que para las empresas que ya facturan electrónicamente la emisión de los recibos de nómina digitales será un paso fácil, pues sólo tendrán un anexo en el que se determinarán los datos del trabajador, las percepciones de pago y las retenciones.

Marroquín agregó que lo que se busca es digitalizar el proceso de emisión y recepción de recibos de nómina por lo que se deberá entregar el comprobante a través de una USB, un correo electrónico o el sistema de Intranet que tenga la empresa; en caso de no ser así, la miselánea fiscal permite al patrón entregar impreso el CFDI con los siguientes datos: Folio fiscal generado por el PAC, RFC del patrón y del empleado.

Los errores cuestan triple

José Manuel Velderrain, socio director del despacho Velderrain Sáenz y Asociados, aseveró que lo que se pretende con este cambio es la fiscalización de los trabajadores, es decir, conocer cuánto es lo que gana cada uno y en qué lo gasta, pues así se evitarán manejos ilícitos de dinero.

Alertó a los empresarios de tener cuidado al emitir los comprobantes:“Si un recibo se emite de manera errónea, a la empresa le costará tres más: el equivocado, el de cancelación y el corregido”.

Por ejemplo: una empresa de 15 empleados, que paga su nómina de manera quincenal, tendrá que emitir dos recibos por cada trabajador, dando un total de 30 en el periodo de un mes. Si en alguna ocasión la nómina quincenal se realizara erróneamente, el empleador generaría un total de 60 recibos mensuales; es decir, 15 correctos, 15 equivocados, 15 de cancelación y 15 corregidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .