Pese a un 2020 caótico, los emprendedores debemos sacar fuerza y analizar fracasos, aprendizajes y éxitos que logramos alcanzar, incluso por mínimos que nos parezcan, e ir por más

Entramos en la recta final del año y los directivos y dueños de las empresas entran en estado “de urgencia”. En las próximas semanas, tienen dos tareas fundamentales por delante: hacer el cierre de los resultados del 2020 (que, en la mayoría de los casos, no traerán buenas noticias) y elaborar el plan estratégico de negocios para el 2021.

Quedan por delante dos meses de reuniones, análisis y discusiones sobre por qué no se alcanzaron determinadas metas, o qué objetivos deberían fijarse para el próximo año. Mientras tanto, los vendedores y responsables de marketing sienten la presión por mejorar los resultados y acercarse, al menos un poco, a los objetivos de ingresos planteados en el presupuesto.

El ambiente laboral se tensa. Empleados y directivos adoptan una posición defensiva (¿quién quiere perder su trabajo?). Sobran las excusas, faltan ideas creativas. Los líderes se frustran, bajan los brazos y aceptan que la expansión del negocio quede, una vez más, para “más adelante, cuando la economía mejore”.

¿Pero por qué resignarse? Si bien es cierto que este año ha sido uno de los más complicados para emprendedores y empresarios, también hay que tener en cuenta que es en las crisis cuando aparecen las mayores oportunidades. Claro, hay que saber detectarlas a tiempo, acomodar la propuesta de valor a las nuevas necesidades del mercado y sobre todo, aprovecharlas.

Por eso es fundamental que, como líder de tu negocio, hagas un buen cierre de año, que te permita sacar ventaja de las lecciones aprendidas y fortalecerte para los desafíos por venir. Y hoy queremos contarte cómo hacerlo.

1. Pon siempre el foco en los pilares del éxito en los negocios

En las reuniones con tus empleados, y al momento de revisar resultados y fijar objetivos para el próximo año, hay que poner siempre en primer lugar tres factores: el foco en el consumidor, la innovación y la eficiencia en la operación. El líder tiene una responsabilidad enorme y de un equilibrio difícil, porque tiene que incentivar cambios profundos en la manera de ver y hacer las cosas, pero mantener al mismo tiempo procesos y costos bajo control.

2. Dedica tiempo a analizar qué hacen otras compañías

No se trata de copiar otros modelos de negocios, sino de determinar la validez de nuestra propuesta de valor y nuestra posición en el mercado. Recuerda que lo que hace distinta a una marca no es solo la calidad de sus productos o servicios, o la conveniencia del precio, sino también la experiencia de uso, los canales de comercialización, las opciones de pago, la atención al cliente, el mensaje de marca y la conversación con las audiencias.

3. Haz un diagnóstico sobre la capacidad de la empresa para aprovechar capacidades y talentos

Es en los momentos de mayor turbulencia cuando el equipo gana importancia. Pero a veces, hay dueños de negocios que están rodeados de los profesionistas más capacitados y talentosos del mercado, pero los desalientan todo el tiempo y, sin darse cuenta, los invitan a irse con la competencia. Un buen cierre de año implica tomarse el tiempo necesario para revisar si estamos desmotivando a nuestro personal, y qué trabas les están impidiendo compartir sus ideas, comprometerse con los resultados y poner su potencial en acción.

4. Define un programa de entrenamiento y capacitación de nuevos líderes

Esto es algo que, en medio de la urgencia del cierre del año, los dueños o directivos de un negocio suelen postergar. ¡No lo hagas tú también! Con un panorama claro sobre la reserva de talento de la empresa y la motivación real que tienen los empleados más prometedores, establece qué oportunidades de formación y crecimiento vas a brindarle a los futuros líderes de la compañía. Los necesitas más que nunca.

5. Ábrete a lo nuevo

Es normal que, luego de un año tan difícil, nos volvamos más conservadores. ¿Pero cómo promover la innovación en la empresa si nos cerramos a las nuevas ideas todo el tiempo? ¿O si la primera respuesta ante un mayor nivel de riesgo es “no”? El cambio real en las empresas empieza por los líderes, así que busca a un mentor o a un colega al que admires, que te ayude a evaluar con objetividad qué tan aferrado estás a determinados paradigmas, y que te impulse a convertirte en un líder más innovador e inspirador.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .